Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La accesibilidad web como reto para alcanzar la inclusión

La accesibilidad es uno de los principales retos que tiene por delante la transformación digital para conseguir que verdaderamente beneficie a todas las personas. Esta aplicación no solo facilita el uso a personas con discapacidad, sino también a otros colectivos como personas mayores e incluso jóvenes con menos habilidades digitales. 

La ley obliga a administraciones públicas, universidades y ciertas empresas a ofrecer su contenido de forma accesible. Para ello, a través de las Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web 2.1 se puede aprender a aplicar unos estándares básicos para la composición de una página web accesible. La guía incluye información desde elementos más sencillos (contrastes de los colores, los encabezados, el etiquetado de los botones, referencias de enlaces) hasta otros más técnicos (arquitectura interna o su navegabilidad).

Pedro Esquiva, jefe de accesibilidad digital en ILUNION, explica que estas pautas se agrupan en tres grandes bloques: nivel A, nivel AA y nivel AAA. En España hay que cumplir actualmente con los criterios de nivel A y AA de estas pautas. Estos estándares ya tienen implícito cumplir con el mayor número de personas con discapacidad posible, independiente de las herramientas de apoyo que utilicen. «Los estándares no hacen mención a discapacidad por separado, sino que ya engloban varios tipos de discapacidad«, detalla Esquiva. Así, no solo ayudan a las personas con discapacidad, sino también a otros grupos como a las personas mayores.

Actualmente hay empresas especializadas en esta tarea a las que se les puede contratar para diseñar una web accesible o reestructurar una ya creada. Esquiva señala que, en esos casos, el primer paso es hacer una auditoría al sitio web y elaborar un informe en el que se especifiquen los fallos que se han encontrado. Posteriormente, un equipo de desarrolladores ejecuta el rediseño de este sitio.

Esquiva indica que en algunas empresas esta tarea también pasa por la formación del equipo de desarrolladores interno para que tenga en cuenta estas directrices en futuras actualizaciones, rediseños o ediciones de la web. «La parte de concienciación es muy importante, se abre los ojos a esos equipos sobre a quién beneficia y en qué les puede repercutir», asevera. Según el experto, uno de los beneficios de contar con una página web accesible es mejorar su posicionamiento SEO, ya que uno de los aspectos que tienen en cuenta los buscadores es ver la estructura interna de la página web.

 

Más Noticias:

Breves

La Fundación Secretariado Gitano publica su Informe Anual 2023

El pasado año, la Fundación Secretariado Gitano (FSG) trabajó por mejorar la inclusión de la comunidad gitana tanto a nivel de empleo como en la vivienda, la igualdad y la lucha contra la discriminación. Tras la publicación de