Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Reconocimiento facial para identificar a migrantes desaparecidos

  • El Servicio de Restablecimiento del Contacto Familiar ha identificado a 203 personas desaparecidas en lo que va de año

Cientos de personas desaparecen al año en rutas migratorias buscando una vida mejor. Personas desaparecidas y otros tantos cadáveres no localizados se pierden en la inmensidad del mar. Solo el 13% de los cuerpos son recuperados y, por tanto, identificados como fallecidos. Esta tragedia ha empujado a Cruz Roja con el apoyo del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) y de la Dirección General de Atención Humanitaria e Inclusión Social de la Inmigración a desarrollar un proyecto de identificación de personas desaparecidas en ruta migratoria por vía marítima.

Se trata de un software de reconocimiento facial para contrastar imágenes. El proceso se inicia con una comparación de dos fotos actuales que permitan devolver un índice de probabilidad de ser la misma persona, y luego se contrasta una fotografía actual con fotos antiguas. La aplicación de la tecnología haría posible, a partir de este momento, la creación de una imagen de su posible aspecto físico actual para poder contrastar si es la misma persona. En última instancia, se haría una comparativa con fotografías de sus familiares.

El Servicio de Restablecimiento del Contacto Familiar de Cruz Roja ha contabilizado a 537 personas desaparecidas en el último año, de las cuáles se consiguió localizar a 203 y restablecer el contacto con sus familiares. En caso de localizar el cuerpo, Cruz Roja no certifica la defunción, sino que construye el relato de lo que probablemente sucedió, aporta a las familias los hechos constatados y las posibilidades de supervivencia y les ayuda a afrontar la pérdida.

Casos contemplados

Cerca del 90% de los casos que llegan a Cruz Roja Española tienen que ver con migraciones internacionales. Personas que huyen de un lugar y no llegan a su destino. Para estas situaciones, la web de Family Links ofrece una sección de ‘búsqueda en línea’ orientada a ayudar a personas separadas a ponerse en contacto. Asimismo, Cruz Roja participa en la búsqueda de personas refugiadas a causa de conflictos internacionales como el de Ucrania, o en desastres naturales.

En el caso de migraciones y desapariciones en el Océano Atlántico y en el Mar Mediterráneo, se planean tres tipos de casos: que la embarcación saliera, pero no llegara a la costa de destino; que la embarcación llegue con personas fallecidas; o que en la embarcación hayan fallecido personas, pero que sus cuerpos hayan desaparecido en el mar.

En el primero de los supuestos, cuando se identifica una embarcación que partió de un punto en una fecha determinada, pero no llega a costa, primero se recopila la información de llamadas y solicitudes de búsqueda. Después, se elabora una lista de pasajeros y un relato de lo ocurrido y se corroboran los datos utilizando herramientas técnicas. En las embarcaciones llegadas a costa con personas desaparecidas, además, los testimonios de los propios supervivientes se suman a este análisis.

Si la embarcación llega con personas fallecidas, se trata de identificar a los cuerpos. Cuando no es posible, se contrasta la identidad de migrantes con las personas supervivientes y se comparan los datos con las solicitudes de búsqueda abiertas. Si algún familiar quiere identificar el cuerpo, Cruz Roja realiza un acompañamiento físico y emocional. En todos los casos, el registro de posibles nombres, así como las fotografías en las que pudieran aparecer, son un valor añadido al análisis.

Más Noticias:

Eventos

Conferencia sobre discapacidad y cultura

El Centro Español de Documentación e Investigación sobre Discapacidad (CEDID) organiza para el próximo 28 de junio la presentación pública de la tesis de Laura Moya Santander, doctora por la Universidad de Zaragoza, sobre Estudios Críticos de la Discapacidad. La presentación, que