Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La realidad de ser joven y pobre

  • En 2022, el 85,7% de la población joven no se había emancipado antes de los 30 años

Hacer que crezca el bolsillo es, cada día, más complicado. Y lo es, por consiguiente, ganarse la aceptación de la sociedad sin sufrir el riesgo de ser excluido. La lenta transición a la vida adulta, la emancipación y la formación de un proyecto de familia, sumado a la precariedad y la incertidumbre vital a nivel de salud, son algunos de los factores que obstaculizan el crecimiento de la población joven y ponen freno a sus posibilidades de alcanzar una situación de vida estable.

España registra un grave problema de pobreza. Más de 12 millones de personas se encuentran en situación de pobreza y/o exclusión social, según el Avance de Resultados del Informe Anual ‘El Estado de la pobreza’ de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), publicado en abril de 2023. Y, según los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (2023), el 27,3% de jóvenes de 16 a 29 años se hallan en este estado, con una tasa mayor para las mujeres (27,9%), frente al 26,8% de los hombres.

Todas las personas jóvenes menores de 29 años han vivido su vida adulta y gran parte de su adolescencia en situación de escasez e inestabilidad. La crisis socioeconómica derivada de la pandemia y de la guerra de Ucrania, además de los recortes políticos ocasionados por la gran recesión de 2008, son algunos de los hitos que más han impactado en sus vidas.

La incertidumbre por saber qué será de ellos en un futuro les mantiene en alerta. Sin embargo, no se cansan de luchar. Más de 60 jóvenes entre 18 y 35 años en situación de vulnerabilidad social, procedentes de 16 comunidades y ciudades autónomas de España, se reunieron en el Encuentro Estatal de Diálogo Estructurado: «La juventud como ciudadanía activa» organizado por la EAPN-ES para poner en común propuestas que mejorasen sus condiciones de vida.

Existen diferencias destacables entre la situación en España y la que se contempla en otros países de la Unión Europea. ¿Cuál es el marco en el que se desenvuelve la juventud y qué medidas podrían mejorarlo?

Empleo y formación

A lo largo del primer trimestre de 2023, el 30,4% de las personas jóvenes menores de 25 años se encontraban en paro, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Muchas personas creen, incluso, que tener un empleo las libra de caer en riesgo de pobreza y/o exclusión social. Pero, la realidad es otra.

En comparación con el resto de países europeos, Eurostat sitúa la tasa de paro juvenil en España en el 28,4%, la más alta de la UE, por delante del 27,4% de Grecia y del 20,4% de Italia. En abril se contabilizaron en España casi tres millones de personas sin empleo (2.992.000), de las que 469.000 eran menores de 25 años.

La vulnerabilidad de las personas jóvenes no solo está vinculada al desempleo, sino también a la baja calidad de muchos puestos de trabajo que se ofrecen. De hecho, en el encuentro estatal de la EAPN-ES, coincidieron en la existencia de «malas condiciones de trabajo» para la juventud, y en que entre ellas destaca la precariedad. Por ejemplo, muchas de las prácticas que realizan de manera profesional no están remuneradas. Además, muchas personas extranjeras que vienen a España buscando nuevas oportunidades laborales, ven cómo su carrera profesional se estanca por no poder homologar sus títulos y formaciones cumplimentadas en sus países de origen.

Tener presente la protección y promoción de los derechos de las personas trabajadoras es fundamental para romper esas barreras. Las más de sesenta personas jóvenes participantes consensuaron la necesidad de regularizar las bases del Ingreso Mínimo Vital (IMV) para tener en cuenta el empleo juvenil, promover mejores oportunidades laborales así como contratos dignos para todas las personas, independientemente de su edad, raza o clase social, y reducir la burocracia administrativa.

Emancipación y vivienda

Vivir en casa de tus padres hasta pasados los treinta no encaja en el plan de futuro de casi nadie. La opción de compartir pisos de alquiler está cada vez más alejada de la baraja de posibilidades, pues la renta media de alquiler es tan elevada que obliga a las personas jóvenes de entre 16 y 29 años a destinar más del 80% de su salario a sufragar su estancia.

En 2022, según datos del Eurostat, en España el 85,7% de la población joven no se había emancipado. Un dato que está entre los más elevados de la UE, por detrás de Croacia (90,3%), Italia (87,2%) y Eslovaquia (86,5%), y muy por encima de la proporción general de la UE27 (68,1%). Así mismo, la edad de emancipación se situó en 30,3 años, la cuarta más alta de la UE, cuya media es de 26,4 años.

Ante estas barreras económicas, las participantes del encuentro propusieron la regulación de los precios de los alquileres, así como aumentar ayudas como el Bono Joven de alquiler. También solicitaron a los partidos políticos planes de emancipación juvenil y políticas de vivienda que cuenten con la participación de la juventud y medidas específicas para favorecer el acceso a la vivienda, sobre todo de las personas en situación de mayor vulnerabilidad.

Salud integral y calidad de vida

Las últimas crisis, sumadas a la precariedad laboral y al desempleo, han incidido de manera negativa en la salud de jóvenes. Su calidad de vida se ha visto mermada hasta el punto de que cuatro de cada 10 personas en España aseguran que no gozan de buena salud mental e incluso un 15% de jóvenes y adolescentes ha pensado en el suicidio, según un estudio de la Confederación Salud Mental España y la Fundación Mutua Madrileña publicado este año.

La atención psicológica pública tarda meses en dar una cita, y la privada es, a veces, demasiado cara para muchas personas. A esto se le añade la gran estigmatización y discriminación que sufren muchas personas por sufrir problemas de salud mental. El estudio de la EAPN-ES refleja que un 40% de las personas diagnosticadas con un problema de salud mental ha sentido rechazo social por parte de su entorno.

El acceso a la atención psicológica de forma gratuita y universal y el desarrollo de planes educativos basados en la gestión emocional desde centros educativos que ayuden a crear entornos seguros, fueron algunas de las propuestas realizadas por las personas participantes del encuentro.

De un tiempo a esta parte, no han faltado gurús de la economía que han venido advirtiendo que esta generación va a ser, después de mucho tiempo, la primera en heredar unas condiciones de vida peores que las de sus progenitores. Pero la buena disposición de gran parte de la juventud parece indicar que la lucha va a ser enconada para que los malos augurios no se hagan realidad.

Más Noticias:

Eventos

Taller para prevenir el acoso laboral

La Cámara de Comercio de Madrid organiza un taller para prevenir y frenar el acoso que puedan sufrir las personas en su entorno de trabajo. Se realizará de manera presencial el próximo 21 de mayo en el Palacio