Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La obesidad, cada vez más presente entre la población joven

El nivel económico de las familias es uno de los factores que más afectan a la hora de tener una buena dieta alimentaria

Paloma García

España es, junto con Grecia e Italia, el país europeo con mayor número de personas con sobrepeso y obesidad, pues según datos de la OMS Europa 2023, existe una prevalencia cercana al 40%. Este aumento del peso por encima de los patrones considerados saludables, afecta en mayor medida a la población joven: el 33,2% de menores de 18 años la sufre, poniendo en riesgo su salud.

Las cifras invitan a la reflexión sobre cuáles son las posibles causas que derivan a que la salud y el bienestar de las personas, en concreto, de las más pequeñas, esté en riesgo por exceso de peso. El estudio ‘Pasos 2022-2023’ de la Fundación Gasol, asegura que la obesidad afecta al 11,6% de menores de edad y adolescentes y la obesidad severa al 1,5%.

Desde la Asociación Española de Personas Obesas (ASEPO), su presidente Jesús Javier Díaz, afirma que la prevalencia mundial se ha multiplicado por dos desde 1980 a 2014. Lejos de mejorar, en su último informe, la OMS alertaba a Europa de una «crisis de obesidad de enormes proporciones en 2030».

El nivel económico: un inconveniente

Los datos del estudio ‘Pasos 2022-2023’, en el que participaron 14 grupos de investigación, confirman que la epidemia de obesidad infantil «presenta un gradiente socioeconómico». La población matriculada en centros educativos ubicados en áreas censales con una renta por debajo de la media presenta un 6,7% más de exceso de peso, mientras que la población que crece en entornos con mayor pobreza infantil presenta un 4,5%.

Inmaculada Durán, técnico superior en dietética, se une a estas afirmaciones y añade: «Aunque tenemos una de las mejores dietas del mundo, la dieta mediterránea no siempre está presente en todos los hogares«. En muchas ocasiones, esta realidad depende de la educación alimentaria que tenga la familia sobre qué comer y qué es mejor evitar o comer en menor cantidad, pero mayoritariamente es debido al estatus económico.

La Fundación Gasol advierte que en las personas de bajos niveles socioeconómicos, hay un mayor deterioro en el estilo de vida. Garantiza que la infancia y adolescencia que vive en situaciones de vulnerabilidad socioeconómica practica menos actividad física debido a la falta de acceso a entornos donde hacer deporte.

Derivaciones genéticas y enfermedades

Al final, la obesidad se trata de una enfermedad multifactorial. A pesar de que muchas de las causas del sobrepeso y la obesidad sean el sedentarismo, el cambio de dieta y una mayor ingesta de comida rápida o productos ultra procesados, entre otros, el responsable de la unidad de cirugía bariátrica del Hospital HLA Mediterráneo de Almería, el Dr. Ferrer Márquez, ha explicado que también es importante tener en cuenta el componente genético.

Según ha explicado el presidente de ASEPO, «la obesidad se produce en el adipocito, es decir, en la célula grasa; y cuando llega a la hipertrofia adiposa (obesidad), después de haber pasado evidentemente por la hiperplasia adiposa (sobrepeso), el adipocito se activa metabólicamente de por vida sin posibilidad de regresión al mismo estado y, por tanto, con la peculiaridad de almacenar grasa de por vida. Entonces la obesidad se convierte en una enfermedad crónica y metabólica«.

De esta enfermedad, derivan otras. La Asociación Española para el Estudio del Hígado ha constatado que ocho de cada diez personas jóvenes obesas en España padecen hígado graso. Se trata de una enfermedad que se ha triplicado en la última década hasta alcanzar a 10 millones de habitantes y que preocupa a la comunidad médica, especialmente por la salud de las personas más jóvenes que se encuentran en riesgo de desarrollar una cirrosis a edad temprana.

Algunas soluciones

Según afirma el Dr. Ferrer, para el tratamiento de la obesidad en jóvenes hay que comenzar con una dieta adecuada y buen asesoramiento por parte de un endocrino nutricionista, junto con ejercicio. Si una vez hecho, el paciente no consigue perder peso, el siguiente paso podría ser un tratamiento farmacológico indicado por un especialista que valore al paciente. “Si con esto no se consigue y el paciente supera un rango de IMC de masa corporal a 35, son pacientes candidatos a cirugía bariátrica”, asegura Ferrer.

Unidad de cirugía bariátrica del hospital HLA Mediterráneo de Almería.

Esta cirugía tiene una recuperación bastante buena: “El primer mes, el paciente estaría con una dieta líquida y suplementos nutricionales, pero a partir del segundo mes ya se podría comer dieta sólida, comenzando a hacer deporte y evitando alimentos hipercalóricos”, declara el doctor.

Esta cirugía es apta para adolescentes, es decir, cuanto menos tiempo pase un paciente estando obeso, menos riesgo cardiovascular sufre. Aun así, generalmente suele realizarse a pacientes por encima de los 18 años.

Mejorar la atención

Jesús Javier Díaz asegura que tratar la obesidad desde los protocolos médicos actuales es difícil ya que solo tienen que en cuenta la ingesta de calorías. «Muchos de nosotros, los obesos, cuando visitamos por necesidades obvias a los facultativos, nos sentimos unos incomprendidos«, declara Díaz.

En este sentido, asegura que para conseguir un resultado satisfactorio, efectivo y duradero hay que aceptar el siguiente hecho: «Si somos obesos, somos enfermos crónicos, por lo que para siempre tendremos que cuidarnos y tratarnos. Así que, para combatir la obesidad, debemos convertirnos en individuos normales, con unos hábitos alimenticios y un estilo de vida saludables. Esta visión realista desde el punto de vista médico y científico, debe ser una realidad no una utopía, por eso se necesita unificar criterios en estos campos mencionados y realizar campañas de formación, reciclaje y sensibilización para todos los profesionales de la salud”.

Por otro lado, afirma que, en atención primaria, se necesita un equipo multidisciplinar formado por endocrino, nutricionista, psicólogo y un técnico deportivo, que actualmente no existe. Además, “para la prevención de la obesidad infantil son necesarios programas de educación nutricional dirigido a los padres con talleres de grupo focales regidos por psicólogos y expertos en materia higiénico-dietéticas sanitarias».

Acciones en la actualidad

Para poner freno a esta enfermedad cada vez más sufrida por la población joven, el Gobierno puso en marcha en 2022 un Plan Estratégico Nacional para la Reducción de la Obesidad Infantil, una iniciativa que no solo busca reducir esta enfermedad en un 25%, sino también disminuir los costes en sanidad destinados a las complicaciones derivadas de la obesidad. Sin embargo, así como ha mencionado el presidente de ASEPO, uno de los pasos más grandes es la sensibilización y la atención a pacientes, para que así, puedan afrontar la enfermedad sin sentir miedo cuando intentan pedir ayuda.

Más Noticias:

Eventos

Taller para prevenir el acoso laboral

La Cámara de Comercio de Madrid organiza un taller para prevenir y frenar el acoso que puedan sufrir las personas en su entorno de trabajo. Se realizará de manera presencial el próximo 21 de mayo en el Palacio